| Noticias

El Gobierno Vasco y la Fundación Orona entregan 2.000 raciones diarias de platos solidarios

La Consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, junto a la Consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, y el Director General de Orona, Xabier Mutuberria, presentó la iniciativa JAKIORO que tiene como objetivo recoger parte del excedente agrario, su transformación en comida preparada y su reparto, a través de Cruz Roja, con la participación de personal voluntario de la iniciativa Guztion Artean, entre las personas más afectadas por la situación económica que ha provocado el COVID -19.

La situación creada por la pandemia ha provocado distorsiones en la comercialización habitual de los productos agroalimentarios que se producen en Euskadi, sobre todo, en aquellos que dependen más del canal HORECA. Con este canal totalmente inactivo, existe un alto riesgo de pérdida de aquellos productos para los que no hay organizado otro tipo de salida comercial.

Por otro lado, la crisis sanitaria ha provocado también un incremento de las necesidades sociales de los colectivos más vulnerables, al tiempo que ha crecido la solidaridad canalizada por el Gobierno Vasco, a través de la iniciativa Guztion Artean con la participación activa de Cáritas y Cruz Roja de Euskadi.

Asimismo, y a pesar de las dificultades que está atravesando el sector industrial durante estos meses, la cooperativa guipuzcoana ORONA, -líder del sector de elevación-, ha activado un esfuerzo adicional, a través de su Fundación, para colaborar de manera solidaria con las familias más necesitadas de Euskadi.

En este contexto, las fundaciones HAZI (dependiente del Gobierno Vasco) y ORONA han puesto en marcha, el proyecto solidario JAKIORO basado en el producto local de caserío. Hasta este momento se han repartido 18.564 unidades de platos preparados. El acuerdo prevé la elaboración diaria de 2.000 raciones y las entregas se realizan dos veces por semana, una vez recogidos los excedentes de caseríos y empresas de alimentación, y elaborados en las instalaciones de Diámetro 200, dependiente de Orona, ubicadas en el Parque Científico y Tecnológico de Gipuzkoa.

El acuerdo entre HAZI y ORONA para desarrollar esta iniciativa estará vigente durante los próximos meses, en función de las necesidades y disponibilidad de los recursos. 

Una larga y engrasada cadena de colaboración

La iniciativa exige una estricta y cuidada coordinación en la que la Fundación HAZI asume la coordinación y la logística, y ORONA se encarga de transformar y cocinar el producto.

El menú está actualmente compuesto por crema de verduras, garbanzo de Álava estofado y bizcocho de kiwi y manzana, y se distribuyen alrededor de 2.000 raciones por día. Los ingredientes son de Eusko Label o Euskal Baserri, aportados gracias a la participación de las siguientes cooperativas y empresas: Barrenetxe Koop., Garaia Koop., Garlan Koop., Udapa- Paturpat Koop., Alberro S.L., Karabeleko y Lurrarte S.L.

Evitar el despilfarro alimentario

Además de cumplir con una función social, la Fundación Hazi, coordinadora de la iniciativa, responde a una necesidad de las explotaciones agrarias donde se producen excedentes y contribuye, asimismo, a la reducción del despilfarro alimentario.

La consejera Tapia resumió la filosofía de esta iniciativa. “El cierre del canal HORECA ha provocado mayores excedentes en el sector de la alimentación. Por eso, además de abrir nuevos canales de comercialización, con este proyecto cumplimos con un triple objetivo: reforzamos el apoyo al primer sector, reducimos el despilfarro alimentario y contribuimos a ayudar a los colectivos más vulnerables. Es una iniciativa basada en la colaboración público- privada y en el conocimiento del sector que tiene la Fundación HAZI”.

ORONA Fundazioa, un activo industrial al servicio de las necesidades sociales

Según señaló Peio Garciandia, responsable de Presencia Externa e Institucional Orona, “en este momento tan difícil para nuestra sociedad, nuestro proyecto socio-empresarial se pone manos a la obra, a través de Orona Fundazioa impulsando el proyecto JAKIORO, para poder dar respuesta inmediata a las necesidades fundamentales de los colectivos desfavorecidos por esta crisis socio-sanitaria”.

La misión de Orona Fundazioa, en coherencia con el proyecto socio-empresarial de ORONA, tiene una doble vertiente (futuro y entorno). La misión intramuros consiste en favorecer e impulsar el desarrollo de las personas de ORONA, mientras que la misión extramuros busca el desarrollo de su entorno, en términos socio-económicos, culturales y sociales.

En coherencia con esta filosofía, bajo el auspicio de ORONA Fundazioa, y el liderazgo del cocinero Federico Pacha, se crea la sociedad Gure Elikagai, con el objeto de dotar a ORONA de un servicio que proporcione una alimentación de calidad a las personas trabajadoras de ORONA y a las personas que visiten el ecosistema de Orona-Ideo. Cada día se sirven menús saludables a 600 personas.

Principios del proyecto alimentario de ORONA:

Primar las materias primas de origen local, de temporada y, si es posible, orgánicas. Cumpliendo así la misión extramuros de ORONA Fundazioa: el desarrollo socio-económico de nuestro entorno, en este caso el primer sector.
Cuidar la salud de nuestras personas trabajadoras, el desarrollo humano de ORONA. Se trata de alimentos con baja carga de agro- tóxicos, por ser de proximidad y cultivados artesanalmente o mediante los criterios de agricultura ecológica.
El modelo ha tenido dos extensiones, la primera en la fábrica de ORONA en Lastaola (Hernani) y la segunda más reciente en la cafetería Lurra del Museo Chillida-leku.

El proyecto JAKIORO refuerza la iniciativa “Guztion Artean”

La campaña JAKIORO refuerza la red solidaria “Guztion Artean” que ha activado a centenares de personas voluntarias y ha acompañado durante estas semanas a un millar de personas mayores o con discapacidad. Esta red impulsada por el Departamento de Empleo y Políticas Sociales, de la mano de Cruz Roja y Cáritas, se enmarca en el fondo “Inor atzean utzi gabe” dotado con diez millones de euros y estructurado en una decena de programas dirigidos a paliar las necesidades de los colectivos más desfavorecidos durante esta pandemia.

La consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, subrayó su agradecimiento y resaltado que “esta colaboración es un buen ejemplo de trabajo en red, sostenible y cooperativo en beneficio de las personas más vulnerables. Economía circular en estos momentos de crisis social, gracias a la colaboración entre instituciones públicas, la empresa y las redes de las entidades sociales

Suscripción a Sustrai

Introduce tu correo electrónico y te enviaremos el boletín mensual de la revista Sustrai con las novedades más destacadas
Please wait